Buscar

talento con mandil

Actualizado: 14 ene 2019

Normalmente tengo crisis de identidad, lo cual supongo que es normal  basada soy Géminis. Definitivamente no soy Madame Zazú del zodiaco,  digamos que mi status en las artes esotéricas es   "No creo y no dejo de creer"  trato de tomar lo bueno  siempre ¿y lo malo?  intento hacerlo a un ladito.   


Muchos pensarán que estoy loca y tienen toda la razón, pero más allá de mostrarles mi perfil psicológico quería compartirles mi sentir estos últimos días en donde a pesar de que hay  mil actividades que me encantan,  no dejo de sentirme perdida. 


Normalmente cuando me pasa eso acudo a mi esposo y él siempre repite "me parece que no tienes claro qué es lo que quieres en tu vida". ¡Y tiene razón!.


!No sé qué es lo que quiero!

Es decir ¿Cómo saberlo?  Las mujeres siempre estamos luchando contra todo desde que nacemos, recuerdo perfecto esa horrible sensación de crinolina picosa al usar esos vestidos pompones.  ¿Y que hay de esa lucha constante y hormonal de cada mes? ¿Acaso existe algún hombre que haya jugado algún partido de fútbol en sus días? Al menos hasta él día de hoy no he conocido a ninguno. 


La mujer nace resolviendo dificultades como esas, buscando como enfocarse aunque su toalla femenina esté movida.   Y cuando por fin creces y crees tener el mundo sobre la palma de tus manos, te das cuenta que te tocará luchar contra  "el endulza oídos" o  con la "chica de moral distraída" que no pone acentos.   


Siempre nos distraemos por alguna razón porque hasta para la tarea más sencilla como ir al baño hay que luchar. Los hombres están a un ziper de su objetivo y listo. 


Con  todas estas cargas que traemos nos embarcamos en la hermosa aventura de ser mamá, y amamos hacerlo, pero detrás de toda mamá hay una mujer que tiene metas y sueños adicionales que muchas veces son guardados en el cajón de la cocina en espera de que los niños crezcan.


Es aquí donde empieza la mayor de las batallas de ser mujer.  Porque ahora estas luchando contra el amor más puro que puedas tener y normalmente terminamos cediendo.


¿Cuando mi esposo me pregunta qué es lo que quiero? Le digo que deseo que mis hijos no sólo estén a salvo sino felices, poderlos llevar a la escuela, a las fiestas de cumpleaños y jugar con ellos.  Pero también deseo desconectarme de la casa así como lo hace él cuando se va a trabajar o de viaje.


Me encantaría sentirme independiente,  plena laboral-mente, terminar proyectos y no sólo dejarlos a medias porque el bebé ya lloró, me encantaría sentirme admirada por hacerlo y retada mentalmente.  Y al final tengo un fiel "Te apoyo en lo que decidas" pero ese apoyo conlleva sacrificios de las dos partes, yo cedo tu cedes y hasta ahorita no he tenido suerte en hacerlo y ¿saben por qué? Porque aún sigo luchando,  no he logrado encontrar un ambiente en donde todos ganemos, las condiciones en las que nuestro mundo vive no nos permite como mujeres llegar  a esa tranquilidad familiar. 


Necesitamos más espacios para perfiles familiares no sólo para mamás sino papás que puedan ceder más. 

El gobierno, la religión, la sociedad y la escuela gritan a los cuatro vientos que la familia es lo más importante y que sin duda  es el futuro de todos,  pero  no se hace nada para cambiar las condiciones de la forma en la que se trabaja. 


El talento existe y vive escondido detrás de un mandil. ¿Quieres cambiar al país? Necesitas enfocarte en las familias, esas generaciones que se están perdiendo a cada segundo porque no hay un núcleo familiar sólido, existen madres frustradas cuidando niños ignorados, o madres frustradas profesionistas porque piensan que no les están dando tiempo de calidad a sus hijos. 


Así que si quieres empezar por transformar la realidad, necesitas trabajar en lo siguiente:  


Si eres parte del Gobierno 

  • Incentiva a las empresas para que más madres/padres de familia se incluyan a la fuerza laboral.  

  • Ayuda a las escuelas públicas y privadas a ser seguras con horarios extendidos.  

  • No más últimos viernes de cada mes.  

  • Propicia un ambiente para que se generen más guarderías seguras con perfiles con vocación en el cuidado de los niños.

  • Más camiones escolares con supervisión de calidad.  Evitará tráfico en las calles.

Como empresario 

  • Abre las puertas a madres/padres. Ellos son responsables de tus futuros empleados.

  • Sé creativo con horarios flexibles. Atrévete a preguntar cuáles son las necesidades de tus empleados.

  • Busca el bienestar familiar. Un empleado tranquilo será mas enfocado, productivo y agradecido.

  • Permite que parejas de esposos trabajen juntos, no siempre hay conflicto de intereses si comparten trabajos  (algunos ya son un equipo).



Religión 

  • Ayuda a difundir el mensaje correcto.

  • No busques que tengamos más hijos sino busca cómo ayudar a niños que no tienen un hogar.  

  • Educa a los padres a trabajar juntos en función de la familia.


Sociedad 

  • No juzgues a una mamá trabajadora o tampoco a la que decidió no hacerlo.

  • Ayuda a tu amiga, vecina, compañera. Hoy por ti mañana por mi.

  • Hagamos más café de ayuda y desahogo. 


Escuela 

  • Trata de ofrecer horarios en los que los papás podamos dejar a nuestros hijos sin el estrés de llegar tarde. 

  • Haz menos eventos pero con más impacto. 

  • Mantén comunicación con los padres siempre, pero utiliza diferentes medios.

  • No pidas demasiado dinero,  mas es menos.


Papá

  • Recuerda que hay una esposa esperando que le digas que la admiras y que harás todo para que ella se sienta feliz. 

  • Trabaja con ella para el bienestar de todos. 


Para mí o para ti.

  • No esperes a que todo lo de arriba funcione por arte de magia, empieza a generar las condiciones pertinentes para cuidar de tu familia y que tu familia cuide de ti. 

  • No olvides que eres una mujer antes de ser mamá y tienes derecho a buscar tus sueños.  

¡Sé valiente, arriésgate y emprende si es necesario! 


¿Y si no funciona? Vuelve a intentarlo.

 

2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo